Globered
Consigue tu propia pgina web

Linares


Aves que vuelan libres
  • Buscar contenidos
  • Buscar usuarios
0 0 0

Matapalo

Por: linares | Publicado: 07/04/2011 22:17 |

 

MATAPALO

        

Gotas negras

 

Mientras lloraba su cara cubierta de aceite,

ni un suspiro le dimos.

Mortecinos abajo, en el costado un pez boquiabierto,

en lo que era su casa flotaba. Nadie velo su muerte.

 

Roge,

 

Padre trae más agua a nuestra alma.

Lloramos sin consolarnos, sin ver el aire

que habitaba. Su limpia cara negreada.

petroporqueria, traía.

 

vi

 

un día que desperté, el aroma de la madrugada perdida.

Un apestoso desorden malvado

clavado en la piel de la ría,

de manchas se consumía.

 

Ni yo que soy de aquí,

 

las cosas pongo en su lugar.

El tubo color café,

de óleo estaba cubi

erto,

su crudo trasero fue roto.

 

En árboles de fuegos desaparecidos,

salchicharon a miles de grillos.

Las mariposas al verlos volaron

y los del río, sin oxigeno ardieron.

 

Jamás tiene remedio el pago en petróleo,

los dólares que afectan la vida.

Ni El gusano que ha desaparecido

con un quejido se sana.

 

Cara sucia como que desgarra su propia alma lloraba,

aceite negro de horror vestía al río.

Río blanco, km 120 innecesario por los dos lados.

Negros y negro era el río blanco.

 

También peces blancos blanqueaban.

 

Aun pájaros de patas amarillas eran de un aceitoso colorido,

 

con, o sin pies los gusanos enrollados

cúbrianse de eso inmortalmente.

El tubo roto. Con lágrimas lloraban los hombres,

Rasgando el presidente sus vestidos.

 

Hombres lloran por los dólares,

y redes  ciernen petróleo.

No es la vena que se desangra.

Es la vida que se agota.

 

Tubería rajada, bofetea el agua, los peces del río

escribieron.

Las piedras miraban frías madrugadas titiritando,

con la cara enrojecida de impotencia.

 

¡Porquería aun esta casa es mía!

 

¡Yo callaba! Yo grito, sálvame de esta tortura.

 

Yo, triste amazonia.

 

Hermano amazónico

 

Por qué ha de morir esta generación.

“Si miles tengo por delante”.

A cada paso que ando miles vienen con migo.

Millones de lágrimas con migo.

 

Ya después de un siglo,

porque he de morir.

Si cabalgando en un caballo, vivo.

Ellos vuelan, brincan y cantan,

apresurando el tránsito a la vida.

 

Aprendimos a saltar a dos orillas,

pensando en que simple fuimos

en la chulla vida.

Ya después de un siglo porque he de morir,

si mientras más vivimos más eterno somos.

 

Ya desde otro manto

junto al edén, nunca dejes el bien.

Asustado por el tiempo vives,

“chulla vida” que jamás se olvida.

 

Porque? he de morir viviendo,

si libre tengo el camino.

Volver jamás, volver añoro.

Mi compañero, unido andamos, cada siglo

que jamás morimos.

 

Emigrante

 

Pájaro azul que toca con el pico la ventana 

y ella se  ha ido.

Los pájaros no balbucean cuando están frente a la ventana,

con la espalda al cielo boca abajo vuelan.

 

Sin tampoco ella.

 

Pájaro azul, cuando vuela frente al árbol que se dirige al cielo,

pájaro solo que se agarra el árbol de la tierra.

 

La niña que camina en la calle tiene colibríes,

hay muchachos que miran las golondrinas.

Azul, ya no como pájaro ni como árbol,

agua blanca de los azulados montes tampoco.

 

Ahora que no están los azules, la ventana equivoca su mirada.

Bárbaros emigrantes, sin color titubean cuando vuelan.

No, los pájaros no balbucean.

Ni de vez en cuando como tampoco los que se van.

 

Ella no está, ni los azules del ave en el aire.

La niña que los mira se ha marchado,

por eso los pájaros ya no son azules.

 

Cigarra

 

Es un lugar donde hay un pajarito lindo

10 árboles, tres gorriones, sin numero de cucarachas

A mí en particular me gusta.

 

La mañana salía a dormir mientras nosotros

todavía con los ojos cerrados

buscábamos estar despiertos.

 

Arañas, zancudos, un tropel de hormigas

desfilaban toda la noche. 

A mí en particular no me gusta.

 

Linares, Cumanda, Madre Tena.

Si talas los árboles me asustas.

Yo delicada cigarra.

 

Jaula

 

El cielo está nublado

No van a volar las aves  por más alas libres libradas

aunque estén en el jardín

son aves paradas aves tristes.

 

Cielo

 

Por ahí se va al cielo a coger las frutas,

una manzana, un durazno, una pera, una adivinanza.

La adivinanza no es una fruta.

Pero papi, si tú te imaginas sí.

¡Ven conmigo, ven disfruta!

 

Rio  Quijos

 

El aire sabe de estruendos como si de ante mano se hubiera muerto,

llorando lágrimas entre los vivos.

Irresponsables quejidos, vanos miserables dormidos.

Similares bestias en el suelo buscan gotas,

se olvidan infinitos.

 

El rio muerto, el aire muerto, muerta la tierra,

Muerto el tiempo. ¡Eterna la vida!

Ya sin Quijos, que pena sin lágrimas.

 

La casa

 

Crucificado para llegar al cielo

ha vuelto después de tanto.

La casa ha preparado, los libros, la cama, el calendario

vuelto santo ha coronado a ti amada celestina.

 

Encarnados valles

 

Para despertar golondrinas

no es suficiente ser pájaro,

hay que ser golondrina.

Si te quedas en el valle

hay que ser valle,

y si en el cerro montaña.

 

Papi,

 

Tu eres mi amor no la luna,

las estrellitas son pequeñas,

bájame una.

Corazón

 

Del terror, tus suspiros algo me conto

Mientras elocuente el llanto proclama.

Alma que cae al piso alma pisoteada, vulnerable.

sangre derrotada abierta herida.

Apenas roto el corazón  cela el compás acelerado.

 

Cucupaccho.

 

Danos de tu sed y tu agua danos de sombras cobijada.

Pueblos enramados mano a  mano, mitad deseo, la otra parte duerme

Abajo las frutas mohosean, agazapadas.

Acariciadas por el humus,

guatuzas corretean.

 

Tan, tan, suenan las gotas al cuerpo ya en cinco días sin respiro.

Madre de muchos pájaros que vuelan,

pueblos que entre sí esperan.

El quinto el sexto y mil días.

 

Torres  al sol fantasean arboles  espejos planos de agua arquitecta.

El rayo otra vez calienta el cuerpo cada vez marchito

cinco días se quedo dormido.

 

Arriba los arboles bajo las aves en la sombra el cucupaccho desespera.

No, ya no. Tan, tan cae la lluvia, sobre las gotas.

 

Mi faceboock, mi palo de ardillas, cada rato, cucarachas y pollillas.

Elefantes mínimos anfitriones imagina

junto a los pobres gorriones.

Matapalo, triste acogida en cien años.

 

Mi red de sociedades,  mi twitter.

Clic, clic, canela página dorada, he buscado caucho, y la esperanza.

Árbol grande que se apega a los chiquillos,

pueblos tristes alegres de los pequeños.

 

Disflexo tronco al fin después de vivo,

sin mascara disperso abrazando a troncos,

hechos suyos con el tiempo.

 

Religión de mariposa volver como gusana,

a su mundo enrarecido en cada meta.

 

El viento acarrea aire para violentamente acariciar a todos.

Déjame morir muriendo y déjame vivir viviendo.

En los últimos ya arrepentido he de acostarme sufriente a tu lado.

 

Venas de raíz enrojecidas, aparentes juegos de domingos,

tu fuerza demás me acaricia.

Matándome las ganas en mí sabia.

Moliendo hojas, de guayusa y chocolate.

 

Otra vez el cucupaccho aletea,

dormido al tercer día, dos veces ha nacido.

Musgos cálidos de nido, suspendido.

 

Pequeños, alegres pueblos de mi tierra,

mañana otro pueblo menos triste más grande

y más alegre pueblos de esperanza.

Aviones no pasan no aterrizan

sin árbol, sin fama, sin tierra, sin ellos, sin sueño, sin dormir.

El cucupaccho anhela el árbol otro matapalo.

 

De que amor me hablas, persigues cucarachas,y saltas

que otro nido rascacielos tiene el árbol

Empieza el colorido bocinar mientras despiertan demasiado

al instante todos.

 

En bandadas,  recogen saltamontes y persiguen

serenatas de memoria.

Tras la lluvia que golpea en cada ala.

Cua, cua, y rucucho cabecea en la copa de su campo preferido.

 

Mi protesta

 

Donde está la deducción anticipada de los hechos que no suceden.

Hombres ustedes apoyan a ciegos que los defienda

vean por lo menos con ojos prestados

o anímense a no caer en el mismo hoyo.

 

Hombres que generan desconfianza a su confianza

y limitan el futuro que les inmuta.

Suelten por lo menos las águilas a que vuelen,

no las detengan entre las jaulas

no tengan miedo a las libertades,

no repitan que ustedes son los dueños y Uds

ordenan con ceguera a los ciegos donde caen.

 

Hombres apegados al respaldo solidario

y la mirada de otros tiempos que dormían y Uds

duermen.

 

Ayer las aves salieron libres y todas ellas están cantando, 

las mismas notas que no los dejaron cantar

y el coro ya está formado; dejen que el pensamiento dinamice la victoria,

porque ahí fueron a entender los sabios en las alturas de los cielos,

donde está la gente,  ¿donde están ahora Uds.?

 

Quien las trajo por favor que los devuelvan,

que se amanezcan las golondrinas a esperar verano

y aquellos que nadie los mira

son estos que en la tarde se quedan fríos.

 

Me encante yo mismo para poder aceptarles.

Para que con dicha propia, me anonade

y este reflejo ilumine a mis tiernos viejos,

que reposen fértiles, por lo menos una vez en el dominio.

 

Cada mañana donde estaba el sol, ayer en medio de la travesía 

al golpe de martillo los dedos del precio fueron toscos,

rígidos como metal ya destruido, patente de entretenimiento ego centrista,

sinfonía discordante intrusa, libre  sin respuesta.

 

A veces dormida entre las mismas flores.

Donde el precio de la libertad supera la libertad.

Y en cada paso ya triste en la tarde ni tu ni yo te acompañamos.

Sola, solo  al terminar la tarea;  opaco, tartamudo, sin respaldo

y socalzado entre dos el uno ya paso en la estancia de la vida,

tu aspecto no ha cambiado, nadie, ya nadie te recuerda.

 

Concordancia de lo trágico. Verdad a medias;

odias lo presente y te aferras al pasado.

 

Que saben los halcones de ardillas,

de aquellas que corretean por los bosques.

Tal vez  en ellos hay oídos y hay ojos de ellos.

Aprendan por ahora, en las alas llevan  sustento

y en los pulmones su  vuelo tras las alas.

 

Vean por piedad como se caen los canastos,

las mochilas de los hombros,

tomados de la rama y muy seguros de la espalda.

 

Mira que pueblo; en que gobierno,

tan pasiva tan cruel como las masas, tan hombre como mujer,

tan solidario y desdichado.

La pureza tan mala si es cocaína y tan pura si es dominio,

a cada uno los seres contaminan. Otras veces son pueblo y las temen.

 

Radiante en todo el diámetro de la palabra

se esconden noches de tras de las hazañas

y en el poquito tiempo reflejan los sermones,

otra cara entre otras palabras y otros sermones.

 

¡Desdichados  los hombres que entienden solamente cosas humanas!

 

 

Mujer.

 

Dormía Adán; la noche que se vestía de sombra,

hasta que amaneció.

 

Eva es el sueño despierto,

mujer la dicha de él.

 

El primer encanto mujer,

la caída mujer.

 

Diseño divino

hecho para humanos.

 

Porque entregas tu amor a los placeres

Si eres amada?

 

No se

 

Por lo que me haces vivir

en la primera salida,

a ti que

estas en cada estrecho de mi habitación,

declaro que no sé  hasta dónde irá este amor;

vas de mi exterior hasta mi interior.

 

Reacción conocida o brújula perdida.

Anhelo que escape del

invierno,

yo me encanto de ti, me atrapaste.

Hasta ahora no se reaccionar.

Escondido en la sombra de la noche

solamente para descuidar mi soledad.

tal vez nos va bien

quizá nos asusta.

Dejemos que se congele el tiempo,  como mi yo frío

sumergido entre las letras.

Que producto tengo ya que tú te fuiste peor,

no tengo nombre en mi memoria, no -tu,

me dije; solo, todavía

después de ti yo.

 

Llegas sola

 

Temprano se hizo la luz y el sol,

el mar paso adentro de la selva.

Entre tú yo...

Hay calor y sinceridad  en el frió

que nos quedamos.

Entre tú yo…

Paso en el cine luego la tarde.

 

Dejar que se preocupen,

que sueños vean y que tú

esperes para dormir despierto,

para reír en serio y tener prestado

la flor y miel de la dulce  selva.

 

Pensamiento

 

Siempre habrá alguien que morirá por ti,

el justo por el injusto

y ah de morir primero el justo, para que lo veas.

 

Poder

 

Vi, que

los hombres salen libres,

pueden tener el campo en sus pies,

y quien cuide de ellos.

 

La Luz del silencio

 

Entre el olvido y dos suspiros

la luz llora y el silencio se humana.

 

Post- Gólgota

 

A esta sociedad

cumpliré el encargo,

una flor a muerto;

y esta frase es post morten de sí mismo.

Aquellas palabras pre vida de esta semilla,

un día como ninguno volverá.

 

Dos fueron al campo, el uno encontró campo,

el otro ya no.

¡Despierta post-Gólgota!

deja opinar tu idea, ella también nace,

escucha ¡ha resucitado¡

en el mismo día y hora que aprendiste a pensar,

¡resucita la mente!, dale vida, ¡ponle alma!.

 

Opinión

 

Miles de manos se alzan buscando al invisible,

meditando en la subversión de los rebeldes   y

nadie las encuentra,

que  rollos, donde están  esas palabras en hebreo?

 

El juego de los ricos y los pobres sigue. 

Ya no están  los que gritan en las calles,

ni las víboras se arrepienten, el sistema exige vendo todo.

las cadenas de tv y los diarios, en la web miran nada.

Son comunes los hombres que en el espacio turistean.

 

No hemos perdido las ganas de buscar el pan  y algo nuevo,

mientras dos sillas se encuentran vacías en un cuarto.

 

Hay hombres de cuatro ojos que ven menos

y seres con ojos que no ven nada,

no existe tratado, ni libre, ni comercio.

 

En la actualización somos la post guerra

en preparación para esta misma.

El conocimiento de  otros que nos dominan

y la global ignorancia de alfa- beta.

 

Tercero

 

Digan que vencieron al viento díganlo ahora.

Si todo se enfrió de vuelta..

se han ido conmigo quizás? No,

o partimos al norte tu y al sur yo,

tu sombra  y los vientos soplan brumas.

Dejemos todo,

cerremos nuestra amistad por siempre,

partamos a otro invierno donde todo se olvida.

 

Nos ruegan, en su propia justicia,

al quitar el agua, la sabia,

nos rebajan días en nuestras vidas,

ahogados sin aire respiramos todo lo que pasa,

para ellos nada es lo nuestro,

nada es el amor solo es el capricho.

 

Tampoco es odio nuestra rutina.

Ahora digan que nos vencieron, que

al camino le ponen espinas y las calles

llenan de espías.

Sin  el sueño,

nos marchamos solos.

 

¡nos separaron!

 

A tiempo

 

Tiempo de retomar el camino de hacer pisadas

y de maquillajes desaparecer.

De volar con propios pensamientos

creyendo la verdad.

Tiempo de valorar palabras y de ellas tirar las culpas,

tomar ideas,  sacar el águila

los dos volar.

Aun tiempo de votar desechos y crear otros y

recibir aquellos.

 

Cuando tengo el beso de la tierra

cada vez que piso suelo,

ese tiempo he de buscar.

Seguir cantando,

ver tu rostro que se alegra.

 

Encontrarte de nuevo en mi alegría,

saber que todos los tiempos

son eternos, si en ellos no hacemos

nada pasajero.

 

Predicar en el desierto,

entre la sed y el hambre.

 

Tiempo de ser uno, de creer en lo que creo,

decirlo todo y de callar.

De buscar en cada luz la llama.

 

Los que buscan  democracias,

encontrar por lo menos una.

 

Dictaran gobiernos,

pasaran los días y los hombres.

 

Los humanos, amaran la conducta animal

aquel tiempo poder descartar.

 

Tiempo de desamar lo amado,

acercarnos a ser uno, tal vez hombre tal vez mujer,

seres animales.

Si a decir no a cualquier cosa

Y si, a esa misma cosa.

Perdidos;

Paráfrasis del ni frió ni caliente.

 

Dejar el agua  que corra por su cauce,

tiempo de tomar y saber tomar.

 

De ti, mañana el tiempo es tuyo.

Y que,

¿Escribiré otro perfume?

 

Eterno

 

La imaginación de ese amor floreció,

alcanzando el hecho de no morir más.

 

Llorar

 

Dios en cambio gime por tu indiferencia,

Por ese orgullo vano

llora por tu desdicha ciega,

por ti llora el cielo, la tierra, el mar

llora  Dios mismo.

 

El oído que no escucha  hace llorar el alma,

el alcohol en la sangre

son lágrimas dolorosas.

 

Lloran las madres, llora Dios por amor al hijo,

padres e hijos lloran,

llora el que no tiene paz, el que tiene frío, los

ojos loran, llora la luz.

lloran las lágrimas.

 

Tercer mundo

 

Cuando calladamente hablamos,

con  el grito que nadie quiso escuchar,

ahí el silencio es la voz intermedia

preferible a permanecer  solo entre las almas

y quedarse mudo.

 

El juego entre los días que vienen y van,

el placer de describir la soledad

y el silencio se convierte en paso para la historia,

para la nada o para la gloria.

 

El mundo de aquí queda envuelto en el pasado,

si en este caso suspiras a media noche.

Desde el túnel blanco de una calle de polvo rojo y tierra gris.

Pocos prenden luciérnagas 

silenciosamente atrapadas en el grito de la nada

para ver en la noche la luna amanecida,

ya después entre todo lo que ha sido una vida.

 

El mudo silencio oprimido,

es el impulso soberano que debate

si  el primer mundo ya se ha terminado

y hoy encuentras el tercero bendecido.

 

Etnoamor

 

Entre las quince mujeres.

Todas eran hermanas

cazador que las atrapa,

nunca serán esposas

si la tomas la primera, es tuya la última.

 

Hijas sin pasado con nombre de flor,

donde el fuerte y valiente es nada, comparado con

el más fuerte.

 

La casa de la  prueba y el derecho

a la raza.

especie en silencio o amor silvestre

tu decides sin privilegios

que otorgar en la cocina, sin faena

con descanso.

 

No mereces la mujer,

los niños y los placeres,

padre Shuar ahí cuando la luna se hizo

en la serenidad de la selva

antes que ella subiera

de chicha estaba crecida.

 

Tal vez amor en quince la noche no te alcance

y la vida no entretenga

en la noche sagrada,

en medio de la habitación

tu cuerpo quede dormido. Cuando

tu hermano abandone el legado,

 tuyo será el olvido

que no tiene apellido.

 

Fuerte para la caza que despierta peses y

en el sol ahora queda otro,

en la vida que se fue,

que sin ella nos quedamos

y la raza sigue.

 

¡Etno amor para contar historias!.

 

Vuelo

 

En el primer frío de la mañana

flotaban congelantes los nuevos vientos,

mientras que en el cielo nubes de plata y leche

chocaban con la brisa,

más en la tierra, el río dibujaba un corazón

sobre una cobija de clorofila, en medio del monte.

Yo en el aire topaba con el dedo su frescura.

 

Volamos en el día de nuestro cumpleaños.

Veinte minutos infinitos dentro de ellos, hasta que llegamos

al mismo lugar desconocido.

 

Salgo del vuelo a otro cielo busco un pretexto

al no verte y,

ahora  mismo del suelo otra vez miro las estrellas,

cuando la luna se esconde entre las nubes.

 

Tus cabellos son las flores que prefiero;

y por eso, pierdo la mirada dentro de la selva.

No tengo idea ni la figura  en la retina,

quiero que  tus ojos miren los míos solamente.

 

Caminaba

Como ramas del árbol bueno

entre vive palo y mata palo,

mis pies correteaban por el suelo

buscando cucarachas ranas y grillos sierra, 

con larvas de grasa para la pesca.

Las piedras soportaban todo el peso inerte al olvido,

mientras yo corría y escribía

entre cantos que me hacían ronco

entre la brisa y el grito;

¡me escucho el viento de la tarde! 

cerca de la noche lejos de mi casa.

 

Tome mi arma peligro para las aves y carrera para guatuzos.

Grito bandido entre el río y las piedras. 

Las piernas se cansan se encogen se estiran,

a veces rojas o negras agarramos piedras blancas y las tiramos

estallando sonidos que asustan mariposas.

En la imaginación;  diserte un poema, 

era la canción  de cuna, hasta que me encontré perdido.

Al mirar mis botas llenas de espinas  blancas o negras

yo caminaba sobre ellas llorando.

Hasta que llegue a la roca,

sentado frente al agua en remolino,

vi que los ojos no se cansan de mirar

y me quede dormido a su lado frío.

  

DATOS DEL AUTOR

NOMBRES: Leighton Natanael

APELLIDOS: Zarria Alvarado

DIRECCION DOMICILIARIA: Shell- Mera- Pastaza: Avda. Rio Amazonas y Asunción Cueva.

TELEFONO: Cel: 095 34 41 01, oficina: 032 795 363.

CI: 150038312-8

Email: leightonza@yahoo.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comenta